La base de datos del turista: la tecnología del «cerebro reptil»

Medir la satisfacción del cliente es cada vez más complicado, entre otras razones, porque, hoy en día, la experiencia turística comienza en el mismo instante en el que un turista decide viajar, lo que incluye el proceso de búsqueda, reserva y compra.

En este sentido, la gran información existente es un handicap importante que puede jugar a nuestro favor o en nuestra contra. La cuestión es que nuestros clientes también disponen de un sistema de recogida de datos, que convierte al Big Data en un elemento imprescindible en su proceso de toma de decisiones, es lo que podríamos llamar el CRM del cliente.

Estamos todos de acuerdo en que actualmente disponer de tecnología que nos permita conocer cuáles son los hábitos de consumo de las personas que se han alojado en nuestro hotel es fundamental. Saber dónde han reservado, cuáles son las variables que han determinado su decisión de compra y conocer cómo se comportan en el establecimiento nos permitirá tomar decisiones a la hora de fijar precios, comunicar en redes sociales o elegir el mix de intermediación que más nos favorezca.

Pero, de la misma manera, que nosotros analizamos a nuestros clientes, ellos analizan las diferentes opciones que el mercado les ofrece para disfrutar de unas fantásticas vacaciones o un viaje de negocios perfecto. Cada uno de ellos conoce perfectamente sus necesidades convirtiéndolas en deseos que se traducen en ventas, y antes de llegar a este punto, normalmente, han elaborado un listado de posibles hoteles donde el precio, la imagen, la marca, el diseño o los servicios ofertados van completando los campos de una base datos que dará forma a su proceso de decisión de compra.

En este sentido, la cantidad de datos que un cliente pueda recoger es determinante en su decisión final. Al cliente no le gusta que su base datos contenga campos en blanco por lo que siempre tomará partido por aquel alojamiento del que disponga una mayor cantidad de información, o lo que es lo mismo, por aquel hotel que le ofrezca la certeza de que no se está equivocando. Seguridad, es la palabra.

En neuromarketing, sabemos que las decisiones de compra se toman desde el cerebro primitivo o reptil, un cerebro que se centra en el yo, que es muy visual, que es sensible al contraste, que huye de las cosas extremadamente elaboradas, pero que, por encima de todo, se rige por la sensación de seguridad y acierto.

La combinación de todos estos factores nos da las claves de la venta directa o en su defecto de la venta intermediada, cuando no podamos llegar a nuestros clientes, Videos, imágenes, precios sin letra pequeña, reputación online, prescripciones de los propios clientes se convierten en imprescindibles si lo que queremos es estar, al menos, entre las opciones que los turistas barajan como posibles elecciones de compra.

A partir de ahí, la suerte está echada, y si has sido capaz de despertar emociones sobre la base de una oferta bien estructurada, estarás muy cerca de poder llenar las habitaciones de tu hotel.

En Paraty Tech te ayudamos a que tú cliente complete todos los campos de su Base de Datos, no dudes en contactarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s