Innovación vs tecnología, el dilema del hotel disruptivo

Atendiendo a las numerosas definiciones existentes, «algo» disruptivo es, en términos generales, «algo» que rompe de forma brusca con todo lo anteriormente establecido y supone un cambio. Por lo que el primer apunte que se puede hacer sobre la disrupción es que necesariamente no tiene por qué estar unida a la tecnología.

Está claro que los parámetros y paradigmas empresariales han cambiado y que la transformación digital tiene mucho que ver en ello. Sin embargo lo que no ha cambiado es el hecho de que ofrecer algo diferente, con respecto a lo que se puede encontrar en el mercado, supone llegar a una serie de clientes que podemos perfectamente llamar no demanda o no consumidores, que nos permita posicionarnos en lo más alto de la disrupción, o lo que es lo mismo, que nos permita propiciar un cambio con respecto a un producto o servicio.

En este sentido, el principio no es otro que el de detectar necesidades y dar soluciones, eso sí, valorando que no siempre tenemos porque dirigirnos al gran público y que, probablemente, en las minorías podamos encontrar nichos de mercado francamente interesantes.

Como consecuencia se podría afirmar que cualquier modelo de negocio, incluido el hotelero, puede ser perfectamente disruptivo, al margen de que los cambios se apoyen en herramientas tecnológicas, a su vez, también disruptivas, que propicien una optimización de los ingresos.

Por lo tanto, es cierto … ¡existe la disrupción no tecnológica!. Es más, existe un tipo de disrupción offline que implica todo un abanico de posibilidades que pueden convertir nuestro hotel en disruptivo. Identificar estas posibilidades puede llegar a convertirse en verdaderas oportunidades.

La disrupción puede aplicarse en los recursos humanos, en la logística o en el servicio de restauración. Todo aquello que suponga un cambio y ofrezca soluciones a necesidades reales es disruptivo.

Ikea nos enseñó a montar muebles, ITunes a pagar solo por lo que necesitábamos y Google nos sorprendió con un modelo de servicio gratuito que convierte a los usuarios en su propio producto.

Y sin ir tan lejos, en Málaga tenemos el «chiringuito más original de la costa del sol», donde los platos tienen todos el mismo precio, y no entran por los ojos, sino por lo oídos. Lo que le ha servido para conseguir la no desdeñable cantidad de 6224 seguidores en Facebook y un sin fin de recomendaciones, que lo convierten en visita obligada.

Por eso, desde Paraty Tech te invitamos a que escuches al mercado y al «no mercado» que te está esperando ahí fuera. Nosotros te ayudamos a conocerles mejor con nuestras soluciones tecnológicas mientras tú te encargas de lo importante, tus clientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s